La acupuntura estética es una parte de la medicina tradicional china dedicada no sólo a mejorar el aspecto físico, sino también a mejorar la salud por sus efectos de antienvejecimiento sistémico. Es una técnica no quirúrgica, indolora y segura que, en manos expertas,  está indicada para reducir los signos de la edad y revitalizar la piel.

Es una técnica médica, científicamente reconocida, que se aplica desde hace miles de años en China, y que está ampliamente extendida en todos los países occidentales, sobre todo en Inglaterra y EE UU. En España la acupuntura estética se utiliza desde hace más de 20 años, aunque todavía no es del todo conocida.

Los resultados se empiezan a percibir  desde las primeras sesiones. Se logra que la piel tenga un aspecto más jóven, con mejor color y luminosidad, mejora la coloración periorbitaria, se consigue que las arrugas disminuyan de profundidad y extensión, y si se actúa en las primeras fases en arrugas poco profundas se logran eliminar del todo. Mejora la elasticidad y el tono muscular. Se logra no solo que el aspecto de la piel parezca más joven, sino que sea realmente más joven desde el punto de vista celular y bioquímico. La piel se observa más jóven de forma natural, sin tener el aspecto artificial de otras intervenciones, por ejemplo, la característica “facies botulínica”. Realizada de forma regular, la acupuntura logra reducir la velocidad de envejecimiento de la piel, frenar la formación de arrugas y el adelgazamiento y el descolgamiento de la piel típico de la edad.

¿Como hace que se retrase el envejecimiento? ¿Cómo funciona?
El mecanismo de acción de la acupuntura se viene estudiando desde hace muchos años a nivel científico. Conocemos que la aguja colocada en los puntos de acupuntura va a lograr una respuesta en el sistema nervioso, logrando activar diversos núcleos cerebrales para la producción de distintas neurohormonas que tienen efectos reguladores y moduladores sobre células, tejidos y órganos. De esta manera, a nivel local de la piel se produce un mejoría de la circulación sanguínea, tanto arterial como venosa, con esto conseguimos un mejor aporte de nutrientes y la evacuación de sustancias de desecho producidas por las células de la piel, disminuyendo así la toxicidad local.
La acupuntura tiene un potente efecto antiinflamatorio tanto local como sistémico, que igualmente ayuda a que exista menos agresión sobre las células dérmicas. A nivel sistémico, la disminución de la carga inflamatoria es uno de los principales factores que permiten disminuir la inflamación crónica de bajo grado y persistente, conocida actualmente como inflammaging, que acompaña al proceso de envejecimiento, y cuando no está controlada lleva a la degeneración de los tejidos, la aparición de enfermedades y finalmente la muerte de las células y del individuo. Uno de los factores de transcripción más importantes relacionados con la inflamación es el Factor Kappa B Nuclear (NF-kB), de manera que su regulación defectuosa y excesiva está relacionada con enfermedades inflamatorias, autoinmunes, cáncer y envejecimiento prematuro. La acupuntura disminuye de forma marcada la activación de este factor, logrando reducir la inflamación local y sistémica. Otros mecanismos antiinflamatorios de la acupuntura están relacionados con la inhibición de la producción de distintas citoquinas y neuropéptidos proinflamatorios, la modulación de la apoptosis celular y regulación del eje hipotálamo hipofisario adrenal.
La acupuntura es un reconocido y potente antioxidante. El estrés oxidativo ocurre cuando la cantidad de radicales libres supera la defensa oxidativa natural del individuo. Este exceso de radicales libres daña las células, contribuyendo a declinar las funciones fisiológicas y estructurales propias del envejecimiento. Disponemos de un complejo sistema enzimático encargado de desactivar estos radicales libres, pero con la edad y,  ante situaciones de estrés y sobrecarga, la capacidad antioxidante de estos sistemas no es capaz de metabolizarlas. La acupuntura aumenta la actividad del principal factor regulador de los genes de las principales enzimas antioxidantes tanto a nivel local de la piel, como a nivel de todos los tejidos del organismo. De manera que al aumentar el nivel de la enzimas antioxidantes se logra reducir el nivel de radicales libres y, por tanto, de la lesión inducida por estas toxinas.

La acupuntura actúa de forma significativa sobre los mecanismos de autofagia/apoptosis celular y los sistemas de mantenimiento del proteosoma (conjunto de proteínas dentro de las células). De manera que cuando la actividad autofágica/apoptosica es excesiva, la acupuntura logra ralentizar este proceso, y cuando existen excesivos agregados proteicos tóxicos, la acupuntura activa los sistemas encargados de su eliminación favoreciendo las condiciones para el metabolismo y vida de las células y tejidos. Por tanto, disminuye la muerte celular anticipada.
A nivel local la acupuntura induce un potente efecto sobre distintas células de la piel y del tejido conectivo que la sustenta, de manera que se consigue que se produzca colágeno y elastina en cantidad y calidad más adecuada. Favoreciendo la regeneración de la dermis y epidermis, y lograr el aspecto más terso y de mejor coloración de la piel. Los puntos de acupuntura se caracterizan por una alta concentración de mastocitos. Estos,  bajo el estimulo de la aguja liberan una gran cantidad de factores que modulan los efectos locales de la acupuntura, entre ellas la proliferación y actividad de los fibroblastos, que son las células encargadas de producir colágeno y elastina.
Se ha demostrado que la estimulación de puntos de acupuntura locales logra disminuir la degradación del colágeno de la piel al inhibir la acción de enzimas proteolíticas que se activan con la sobreexposición solar. De manera que la acupuntura tiene un efecto antifotoenvejecimiento, siendo un tratamiento eficaz para proteger contra el daño de la piel debido al envejecimiento.

Protocolo de actuación.
Cualquier tratamiento con acupuntura es extremadamente individualizado. Dependiendo de la situación de cada paciente en cuanto a edad, tipo de piel, patologías acompañantes y nivel de estrés, se diseña un protocolo de tratamiento individualizado, tanto en el número y localización de las agujas y puntos a utilizar, como en la frecuencia de las sesiones. En condiciones normales, la acupuntura estética se comienza con uno o dos tratamientos semanal durante 4 a 8 semanas, para luego ir distanciando de forma progresiva las sesiones hasta alcanzar la frecuencia de sesiones de mantenimiento que suele ser una sesión al mes.

Que resultados podemos esperar.

La franja de edad para comenzar el tratamiento de acupuntura estética es entre los 35 y los 50 años, aunque nunca es tarde para empezar. En la mayoría de los casos incluso en la primera sesión ya se nota un cambio en el color, luminosidad y tersura de la piel. Los efectos son acumulativos, ya que nuestro sistema nervioso tiene memoria, y según va avanzando el tratamiento se va haciendo más notorio.

Porque en España no es tan conocida esta aplicación.
La acupuntura lleva muchos años para el tratamiento de enfermedades, desde hace 20 años lo estamos utilizando como una combinación de prevención y tratamiento. Existen múltiples estudios preclínicos y clínicos donde se confirman los efectos antienvejecimiento de la acupuntura, que por desgracia no han llegado todavía al conocimiento del público general. Sin embargo en Europa y EEUU es el tratamiento preferido de estrellas de cine y de televisión debido a los efectos son rápidos, naturales y sin efectos secundarios.

Los pacientes no sólo buscan un efecto estético, sino terapias saludables posibles de mantenerse en el tiempo y que sean eficaces y seguras. Se necesitan terapias que consigan rejuvenecer sin perder el aspecto natural y propio de cada paciente. Sin efectos secundarios relevantes como es con la acupuntura estética realizada por médicos expertos, que además tiene efectos en todo el organismo muy importantes en cuanto a retrasar el proceso de envejecimiento celular y orgánico asociado a la edad.

La estética debe buscar tratamientos eficaces, naturales y seguros, que beneficien al paciente tanto a nivel estético como de salud global, donde encaja perfectamente la acupuntura, ya que estimula al propio cuerpo para su curación y regeneración, sin la incorporación de sustancias externas.

Desconocido por la gran mayoría de los occidentales, la medicina tradicional china lleva cientos de años aplicando sus fórmulas milenarias en el campo de la belleza, tratamientos de acupuntura se realizan a diario en hospitales chinos, considerándose la cosmética una especialidad clínica más.

El lifting con acupuntura  es un método antienvejecimiento muy seguro, poco invasivo,  al contrario que él lifting quirúrgico, no requiere anestesia ni hospitalización, ni siquiera requiere de un periodo de recuperación para poder volver a tu vida normal.

La acupuntura estética facial es un tratamiento natural que reduce los signos de envejecimiento en nuestra cara, proporcionando un aspecto más joven y sano sin necesidad de costosas y peligrosas cirugías. Sus resultados son notables, de larga duración y efecto acumulativo.

Al expandir los vasos sanguíneos y estimular la circulación sanguínea se refuerza el metabolismo de la piel y mejora el balance hormonal y la función inmunologíca.

Tiene un efecto drenante regulando la secreción de las glándulas sebáceas mejorando la elasticidad de la piel evitando la obstrucción a nivel cutáneo, la aparición de acné y ayuda a eliminar toxinas mejorando las condiciones patológicas de la piel proporcionando un aspecto más saludable en pieles castigadas por el estrés.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies