Hablar hoy en día de tercera edad no es sinónimo de vejez, tampoco tiene por qué ser sinónimo de enfermedad, medicamentos y baja calidad de vida. La Medicina Tradicional China ofrece la posibilidad de tratar al público senior tanto de manera preventiva como una vez que se ha instalado la enfermedad.

La medicina tradicional china, con sus distintas técnicas como son la acupuntura, el masaje tuina, la auriculoterapia, las ventosas, la fitoterapia y la moxibustión; ofrece a estos pacientes diferentes alternativas para promover un buen estado de salud o recuperarse de distintas enfermedades, disminuyendo la ingesta de medicamentos y estimulando los procesos de autorregulación que el propio organismo tiene y que a en muchos casos se encuentran hipofuncionales.

Podemos decir que la medicina china propone una terapia preventiva, donde el foco se centra en el fortalecimiento del sistema inmunológico, el sistema respiratorio y el equilibrio emocional. De igual manera también ayuda a la  recuperación de la salud en general, tratando diferentes afecciones como dolores crónicos,  articulares y muscuolesqueléticos, disminución de la energía general del cuerpo y apoyo en estados emocionales de pacientes que han cursado depresiones.

Una sesión de acupuntura permite regular el organismo con resultados que en varias ocasiones se pueden observar desde la primera sesión.

En una sesión de medicina china, los pacientes son escuchados con detención y a su ritmo, sin apuro, la evaluación que se hace y la retroalimentación que el terapeuta recibe durante la entrevista es especialmente adecuada para las personas de tercera edad, porque es un tiempo realmente dedicado a escuchar sus dolores, sus temores, sus molestias y sus emociones. Sus manifestaciones no son “achaques” sino la voz del organismo que nos permite poner atención a lo que hay que tratar.

Al promover la autorregulación del cuerpo, la ingesta de medicamentos disminuye, la liberación de endorfinas propia de una sesión de acupuntura promueve el bienestar general y el paciente mejora física y emocionalmente.

Pocas veces los familiares o cuidadores de estos pacientes se toman el tiempo de escucharlos y es ese trabajo sobre el aspecto físico y emocional de la medicina china la que la hace especialmente indicada para la tercera edad, porque ellos tienden a retraerse y pocas veces tienen opciones de decir todo lo que están sintiendo y que no siempre se refiere a dolores.

Como resultado, obtenemos pacientes que se sienten más contentos y motivados a ser parte importante y activa de su propio tratamiento y bienestar.

La sensación de descanso, de atención y de escucha activa, hace que mejore la calidad del sueño y la tranquilidad emocional. De sesión en sesión el sistema inmunológico se va fortaleciendo y poco a poco van disminuyendo los dolores.

Está especialmente indicado para tratar:

Sensación de tristeza y soledad
Nerviosismo
Temores
Falta de energía
Insomnio
Problemas estomacales (diarreas, inapetencia, náuseas)
Reflujo y acidez
Edemas y retención de líquidos
Dolores articulares
Dolores musculares
Bajas defensas
Debilidad pulmonar
Falta de concentración
Pérdida de audición y visión
Inestabilidad al caminar
Trastornos de la memoria
Enuresis nocturna

No es necesario estar enfermo para realizar un tratamiento con  medicina china. Utilizarla de manera preventiva, hace de esta una gran herramienta para a fortalecer nuestro el cuerpo y regular las emociones y qué mejor manera de cuidar a nuestros mayores que prevenir enfermedades manteniendo su salud.

Sin mayores efectos secundarios ni riesgos en su aplicación, es una excelente alternativa para disminuir la ingesta de medicamentos y devolverle al mayor la sensación de bienestar, vitalidad y calma emocional que es tan fácil perder.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies