En el seno de los países de la Unión Europea se constata un incremento en el uso de terapias naturales para la satisfacción de las necesidades de salud y confort de la población. Paralelamente a esta demanda, se observa que estas prácticas suscitan un interés creciente, tanto para los profesionales sanitarios como para personas que no lo son. En consecuencia, cada vez hay más países que regulan esta nueva realidad para garantizar las condiciones de práctica, de rigor, de responsabilidad y de defensa de la salud pública.

En los países que ya reconocen oficialmente los diferentes criterios y las terapias naturales que utilizan, se observa una tendencia a integrar estas prácticas en los sistemas de salud, coexistiendo con la medicina convencional o alopática.

Entre otras iniciativas europeas destinadas a reconocer las terapias naturales, hay que destacar que la Comisión Europea abrió, entre 1994 y 1996, dos líneas presupuestarias para la investigación científica vinculada a las medicinas alternativas y complementarias. Por su parte, el Parlamento Europeo aprobó, en marzo de 1997, el informe de Paul Lannoye sobre el estatus de estas medicinas, en que hace recomendaciones a los estados miembros respecto a su reconocimiento, regulación y armonización. Finalmente, cabe señalar que hay gobiernos que financian programas de investigación para promover un mejor conocimiento de estas prácticas terapéuticas como es el caso de Alemania y de la Gran Bretaña.

La regulación de la práctica de la medicina china y acupuntura en Europa sigue tendencias diferentes.

En Alemania, Dinamarca, Holanda y Noruega hay una larga tradición de practicantes no médicos, mientras que no se pretenda actuar como médico. El 77% de las clínicas alemanas contra el dolor proporcionan Acupuntura.

En Portugal desde 2003 que existe regulación, la acupuntura puede ser ejercida tanto por profesional sanitario como parasanitario.

En cambio, Bélgica, Francia, Alemania, tienen legislaciones reguladoras, y suelen concebir la figura del médico como el ejecutante de la indicación y práctica.

En el Reino Unido, Austria, Estonia, Eslovaquia, Hungría, Irlanda, Letonia y Lituania el ejercicio de la acupuntura por profesionales no sanitarios, todavía no está regulado.

Los Servicios Nacionales de Salud de Alemania, Francia, Bélgica, Reino Unido y Suiza reembolsan los gastos por tratamiento por acupuntura.

Hace solo 6 días el tabloide británico Independent,  publicaba la noticia acerca de una pregunta que hizo el parlamentario conservador, David Tredinnick al Secretario de Salud acerca de si  el Brexit podría brindar una oportunidad para integrar la medicina tradicional china en el sistema nacional de salud.

A nivel académico, la formación de la acupuntura ni de la medicina china no está regularizadas “únicamente Francia y Alemania cuentan con centros, pero son privados”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies