El hígado  es el órgano que se encarga de acumular y distribuir los elementos nutritivos a todo el organismo y participa en la formación y destrucción de la sangre. Produce la bilis y filtra las toxinas de la sangre. Además de realizar más de 500 funciones diferentes; según la medicina china el hígado regula el movimiento, la distribución y la ascensión del QI, y es por este papel de gobernante de la energía y de la sangre que en medicina china se le llama “el general”.

El hígado, controla la calidad de nuestro ambiente interno y neutraliza las toxinas; dirige la energía hacia las zonas más lejanas de la cabeza y las extremidades. El equilibrio sexual, la vitalidad de los órganos reproductores y la capacidad de transmitir la energía de nuestra “esencia” a otra persona, dependen también de él. Cefaleas y migraña, consideradas enfermedades generadas por el hígado, aparecen cuando este órgano se siente afectado y no llega a desempeñar su función de empujar y distribuir la energía hacia la cabeza y las extremidades: la cabeza entonces se congestiona y se calienta, al mismo tiempo que las manos  y los pies se quedan fríos.

Una alimentación excesivamente abundante es dañina para el hígado. Síntomas como caspa, caída del pelo, cefaleas, dificultad para permanecer al viento, enfermedades de los ojos y pérdida de vista precoz, son causados por un hígado cansado y sobrecargado. Los ojos, pertencen al hígado, porque en su coloración general y en la calidad de la capacidad visual se refleja el estado de éste órgano; una dieta que mejora las condiciones del hígado, incrementa también la capacidad visual.

Este órgano se asocia a la madera y a la primavera, y es en esta época dónde necesitamos hacer una dieta depurativa que ayude a descongestionarlo.

Eliminaremos durante la dieta todo tipo de alimento animal, alcohol, fritos y harinas refinadas. Cada mañana en ayunas se debe empezar con un vaso de aloe vera sin aloína, y de procedencia biológica. Se debe seguir las indicaciones de uso porque si se sobrepasa la dosis indicada puede producir diarrea.

Dieta Depurativa de Primavera

Nada más levantarnos…

Una taza de caldo de ortigas y de borrajas con limón. Durante una semana, una ciruela umeboshi en ayunas, de venta en cualquier buen herbolario, son un poco caras pero ayudan a alcalinizar el organismo y realmente merece la pena la inversión. Después pasaremos a tomar tres por semana.

Desayuno

Café de cereales con leche vegetal a gusto. Una rebanada de pan integral tostado con mermelada natural  crema de almendras.

Media Mañana

Medio vaso de berro, lechuga y manzana licuados (o zumo biológico de verduras comprado). Infusión de malva, romero y caléndula.

Comida

Una taza de caldo de ortigas o de ortigas y borrajas. Esto tomarlo siempre antes de las comidas.

Primer plato: Ensalada de diente de león y malva o ensalada primavera o ensalada prensada. Una cucharada de encurtidos, por ejemplo chucrut.

Segundo plato: Cebada con cebollino o lentejas con arroz o pataje farro (sin queso) o potaje cebada-guisantes o polenta con diente de león (sin queso).

Café de cebada sin azúcar

Postre: fruta del tiempo, preferiblemente cítricos.

A media tarde: Infusión de malva, caléndula y romero.

Cena

Primer Plato: Sopa de miso con daikon y wakame o sopa primaveral

Segundo plato: Cebollas al miso y perejil o puerros con miso o verduras mixtas al vapor. Cualquiera de ellos acompañados de tofu o de seitán a la plancha. en vez del pan es conveniente tomar un cuenco de cebada con cebollino. infusión de flores de malva, caléndula y romero, si apetece puede tomar un poco de fruta del tiempo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies